viernes, 15 de enero de 2016

[RETRO RESEÑAS] RESEÑA DE SUPERMAN: LEGADO #8

SUPERMAN: LEGADO #8

"Lex Luthor en Smallville"

Guión: Mark Waid
Dibujo: Leinil Francis Yu
Tintas: Gerry Alanguilan
Color: Dave McCaig

Una vieja historia del pasado relatada por Clark nos hará conocer las dificultades que encontró Lex Luthor una década atrás en Smallville, asistiremos al nacimiento de su rencor por la localidad y.. ¿por qué no decirlo?  también su rencor hacia el resto de la humanidad. De vuelta al presente, el villano continuará con sus planes, alertando al mundo de una inminente invasión extraterrestre comandada por ¡Superman!.

RESUMEN

Comenzamos este nuevo capítulo en una colina desde la que se divisa toda Smallville, allí Clark y Pa kent hablan acerca de que una década atrás en ese mismo lugar se asentaba la casa en la que vivían los Luthor, Clark examina el lugar con sus poderes de visión tratando de localizar el meteorito radiactivo que Lex utilizó en aquel tiempo en uno de sus experimientos, pero no hay ni rastro de él, por lo que deduce que está en poder del villano y por eso se sintió enfermo cuando trató de evitar el derrumbe del puente.

Clark a continuación comienza a relatar a su padre las dificultades por las que pasó Lex en el instituto, sabiéndose superior al resto de alumnos, a los que puso en evidencia en una clase, y como tanto Luthor como él mismo, por salir en defensa de Lex acabaron siendo castigados por uno de los profesores.


 En su afán de encajar en Smallville, Lex hablo con el alcade ofreciéndole financiación para la construcción de un estadio de fútbol americano nuevo, pero el alcalde, sabiendo del caracter altivo del multimillonario lo rechazó, el pueblo comenzaba a mirar con demasiados malos ojos al joven Luthor, el cual, en venganza se encargó de hacer que el equipo de fútbol de Smallville perdiera varios partidos de liga, Clark descubrió los oscuros planes de Lex, y logró convencerle de que no debía hacer ese tipo de cosas.


Días después, Clark conoció al padre de Lex, un hombre ruín, que viendo la inteligencia superior de Lex quiso emplearla para hacerse ricos, una mañana Clark acudió a casa de Lex, el joven regresaba con un aparato entre sus manos, según sus propias palabras, un detector de partículas de materia extraterrestre diseñado por él mismo, el dispositivo comenzó a lanzar una serie de sonidos al tener a Clark cerca, y Lex creyendo que la máquina no funcionaba al desconocer que el joven Kent no era humano, se puso furioso destrozando todo cuanto encontraba en su paso para después refugiarse en su laboratorio durante días.


Clark se pasó sin saber de Lex dos semanas, el chico había forrado las paredes de su laboratorio, por lo que el kryptoniano dedujo que estaba usando algún tipo de elemento radiactivo, intrigado, Clark acudió al laboratorio de Lex, el cual, entre un gran secretismo le permite entrar al lugar. Allí Clark queda sorprendido, pues el joven Lex ha construido un receptor radio telescópico que funciona con un meteorito inocuo para los humanos, pero que le ayudará a abrir un portal interdimensional para ver el pasado del planeta del que procede. El meteoriro resulta ser kryptonita, y nuestro héroe comienza a sentirse mal y a necesitar salir del laborarorio, Lex interpreta esto como un desprecio de Clark y termina por echarlo de malas maneras de su laboratorio, encerrándose de nuevo a solas con su experimento ante un impotente Clark Kent.


Lex logra abrir un portal interdimensional que le muestra imágenes del pasado de Krypton, pero el mecanismo del aparato no aguanta y sufre una sobrecarga, lo que provoca una enorme explosión que arrasa el laboratorio y la casa, Lex sufre enormes quemaduras, malherido logra salvar el meteorito  y deja morir a su padre, mientras que Clark debido a la onda expansiva es lanzado lejos sin poder hacer nada para ayudar pues la exposición al meteorito le ha debilitado totalmente.


Después de ese suceso, Lex jamás regresó a Smallville, al día siguiente de la explosión un grupo de trabajadores limpió los restos de la catastrofe, y no quedó resto alguno del paso de los Luthor por el pueblo. De regreso al presente, Pa Kent le dice a su hijo que no debe de sentirse culpable del camino que emprendió Luthor tras aquel suceso para segundos después pedirle que sea cuidadoso de que Lex jamás relacione a Superman con Smallville ni con Clark Kent.



Al día siguiente, Clark regresa a Metrópolis, en su regreso al Daily Planet encuentra a todos los componentes de la redacción conmocionados: Lex Luthor con sus satélites ha obtenido imágenes de naves alienígenas que lucen el emblema de Superman y que se dirigen a la Tierra con intenciones hostiles, lo que provoca que el Hombre de Acero no salga de su asombro, llegando  de esta forma este número a su fin.


OPINIÓN

Nuevamente nos encontramos ante otra lección magistral de lo que debe ser un cómic de Superman. Conceptos sencillos y tradicionales absolutamente alejados de experimentos innecesarios que dan como resultado una saga fantástica como es esta.

El presente capítulo profundiza en la juventud de Lex en Smallville, una Smallville que en este número recuerda enormemente a la de la serie de televisión, el equipo de fútbol, el aspecto del padre de Lex, así como su comportamiento tiránico con su hijo son un claro homenaje al programa de televisión.

Como decía, la juventud de Lex Luthor en la población no resulta facil, pero como bien dice Pa Kent en este episodio: ya nada podía impedir que Lex terminara siendo el villano de esta historia, pues desde la adolescencia cayó al lado oscuro con sus malas acciones.

Y vamos con el avance de lo que nos ocupará en los números restantes de la colección: la supuesta invasión alienígena comandada por Superman de la que alerta Luthor, un paso adelante en sus planes para destruir al Hombre de Acero.

En definitiva, un cómic que engancha de principio a fin, absolutamente bien dibujado y que deja con ganas de ver como avanza toda esta trama, pero para ello deberemos esperar quince días.

Nacho Rodríguez.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada