domingo, 3 de enero de 2016

RESEÑA DE ACTION COMICS #47

ACTION COMICS #47

"Justicia ciega: Consumido"

Guión: Greg Pak, Aaron Kuder
Dibujo: Georges Jeanty
Tintas: Karl Story, Wade Von Grawbadger, Sean Parsons, Dexter Vines
Color: Tomeu Morey, Pete Panzanis
Portada: Aaron Kuder, Tomeu Morey

Los malvados poderes de la mujer conocida como Wrath ahora los domina Superman. ¿Terminará cayendo el Hombre de Acero en el lado oscuro?

 RESUMEN

Comenzamos este nuevo episodio en West Virginia, en el cuartel general de Wrath, en donde Superman continúa enfrentándose a Frankenstein, toda vez que Wrath trata de convencer a Lambert para que se una a ella en el nuevo mundo que están a punto de crear. La agente se resiste, y trata de detener los jets que van a liberar las sombras por todo el país, pero resulta alcanzanda por un rayo de energía  que impide que lleve a cabo su misión.


El Hombre de Acero finalmente derrota a Frankenstein, y corre a enfrentarse a Wrath, la cual se jacta de que Superman es otro monstruo más, idéntico a los que combate y que nadie en el mundo debería de tener el poder que él tenía haste hace poco, y es a través de un flashback que conocemos que Wrath fue una niña  llamada Jennifer, y que sufrió una infancia dura en Metrópolis, y que llegó a alcaldesa de la ciudad  y terminó por darse cuenta de que Superman y el resto de meta-humanos eran monstruos que en nada beneficiaban al mundo, y un día Vandal Savage se apareció ante ella enseñándola a usar el tenebroso poder de la ira y de las sombras solidificadas.


Superman tras escuchar esta historia toma conciencia de que la única forma de derrotar a Wrath y de interceptar los jets es usar el poder de las sombras, y utilizando la oscuridad viaja a través de las sombras interceptando dos jets, haciéndoles explosionar en pleno vuelo. Wrath por su parte, persigue a Superman, intentando que el kryptoniano pare, haciéndole ver que la ira le va a convertir en algo monstruoso.


Wrath emplea sus poderes y hace que los amigos y aliados del Hombre de Acero vean como éste se ha dejado llevar por la ira quedando todos atónitos ante un irreconocible Superman. La batalla regresa de nuevo hasta West Virginia en donde Lamber está combatiendo a un Frankenstein ya recuperado de la batalla con el kryptoniano.


 Superman cada vez entiende más ampliamente como funcionan los poderes que ahora comparte con Wrath, y creando un gran agujero de sombras logra absorber en él a Frankenstein y a todos los esbirros de Wrath, esa acción produce que todos los contaminados por las sombras sanen, segundos después nuestro héroe, adentrándose en el agujero intercepta el último de los jets ante la presencia de una impotente Wrath que ve desesperada como el Hombre de Acero ha vencido.



De pronto, ante Wrath se materializa Vandal Savage, el cual abriendo una pequeña caja despoja de todo poder a Wrath y a Superman, el cual cae a tierra desde gran altura, Savage por su parte se marcha y Lambert recoge al kryptoniano que ha aterrizado en unas tierras, el kryptoniano aturdido y nuevamente sin poderes conoce a través de la agente que ha logrado derrotar a las sombras y todos los infectados se han curado finalizando de este modo el presente número.


OPINIÓN

Partiendo de la base de que cualquier parecido de este cómic con una historia de Superman es pura coincidencia, vamos a intentar a hacer un análisis lo más aséptico posible de este número.

Ver a Superman peleando con Frankenstein, verle convertido mes tras mes en un tipo macarra, plano y carente de interés, con unos enemigos malos malisimos, - y no por su maldad, si no por su pésimo desarrollo, es algo que ya resulta cansino hasta a la saciedad.

Hoy al menos, y para que no todo sea negativo parece ser que por fin se ha derrotado a Wrath y a las sombras solidificadas, lo que en principio parece ser un quebradero de cabeza menos para el Hombre de Acero y la antesala del enfrentamiento final con Vandal Savage, a la postre, responsable último de este disparate de historia.

Veremos en que acaba todo esto, uno espera ya con ansia la llegada del número 50 de esta colección y también de la cabecera hermana "Superman", no porque tenga interés en ver como acaba este despropósito, si no por ver si las cabezas pensantes, -leáse esto último con ironía-, de DC Comics tienen a bien dotar a Superman de un minimo del interés y de la dignidad que tenía el personaje antes de este invento nefasto que son los New52.

La parte gráfica va a juego con la historia, es decir.. normalita tirando a olvidable... la parte buena del cómic es simplemente que ya falta un número menos de esta travesía en el desierto que estamos sufriendo los últimos meses.

Ojalá 2016 traiga cosas mejores para Superman que este suplicio.

Saludos.

Nacho Rodríguez.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada