miércoles, 11 de noviembre de 2015

Reseña de Superman #45

SUPERMAN #45

"Justicia callejera"

Guión: Gene Lue Yang
Dibujo: Howard Porter
Color: HI-FI
Portada: John Romita Jr., Klaus Janson, Dean White
Portada alternativa monster month: Cully Hamner

Después de revelarse su identidad secreta, Superman juró llevar ante la justicia a todos aquellos que dañaran a las personas cercanas a él. Pero cuando un villano trata de engañarle, ¿hasta donde es capaz de llegar el Hombre de Acero?

RESUMEN

En la habitación del motel en el que se esconde, Superman reflexiona acerca de los sucesos de las últimas semanas que han acabado por destruir su vida al revelarse su identidad secreta y perder sus poderes, de su mochila saca un dispositivo de forma esférica que le ayuda a ordenar todo lo que ha ido descubriendo hasta este momento, y cae en la cuenta de que HORDR ha caido en el olvido y ni  Lois ni nadie más ha continuado con la noticia, por lo que dedice reunirse con la Condesa nuevamente para obtener nuevas pistas de la organización,  más tarde en una cafetería de Metrópolis la mujer le dice que siga la pista de Suingetix una empresa tapadera que se encuentra en Oakland, de pronto Lois entra a la cafetería y Clark abandona el lugar porque se sigue viendo incapaz de estar a su lado.


Horas más tarde, Superman llega subido a lomos del fuselaje de un avión de pasajeros a Oakland, llegando hasta la empresa que le ha dicho la Condesa, el Hombre de Acero entra y le dice a la recepcionista que está allí para una entrevista de trabajo, la mujer obviamente no localiza la cita para la entrevista y nuestro héroe aprovecha la situación para ponerse una de las máscaras de la organización y encuentra una puerta escondida que al atraversarla descubre una sala repleta de Quarmers y a HORDR_ROOT esperándole, Superman cree que la Condesa le ha traicionado y el villano explica que la recepcionista le ha reconocido y le ha avisado. Nuestro héroe se abalanza sobre HORDR_ROOT, pero este transfiere su personalidad al cuerpo de la recepcionista y después invoca a un ser llamado Apolaki al que ordena que ataque a Superman.


El ser comienza a atacar a nuestro héroe, la batalla llega a las calles de la ciudad y los transeuntes parecen reconocer a Apolaki, el cual comienza a lanzar una descarga de energía por los ojos hacia Superman, pero éste lo repele ayudado por una cabeza de Quarmer y hace que el hombre se desintegre, convirtiéndose en arena.


Los transeuntes comienzan a hacer fotos, y Superman pregunta a dos de ellos acerca de la identidad de Apolaki, y una chica le responde que Apolaki era el rey en Thousand One House, después llega la policía dispuesta a detenerlo, y tras comprobar que HODRD_ROOT ha escapado el kryptoniano abandona el lugar.


Superman llega hasta Thousand One House, pero el portero del local tras reconocerle le impide la entrada, pero el Hombre de Acero no se da por vencido y de un potente salto se cuela por el techo encontrando varios puestos de Hot Dogs y poco después oye varios gritos de público que aclaman a una mujer a la que llaman La Reina.


Superman se asoma entonces a un lugar al que llaman Pozo, en el que La Reina comienza a presentar a meta-humanos que luchan entre ellos por dinero y los espectadores pueden apostar por ellos, El Hombre de Acero quiere obtener respuestas acerca de Apolaki y se dirige hacia La Reina, pero ésta le impide acercarse enviando a un meta-humano llamado Crow a detener a nuestro héroe.


Superman reduce a Crow, y La Reina le dice al kyptoniano que si Apolaki no habló cuando se enfrentaron no era él, por lo que el Hombre de Acero deduce que se trataba de un clon, de pronto un hombre y una mujer, ambos meta-humanos comienzan a combatir en el Pozo, la mujer, llamada Mayarí sale malherida en un ojo y Superman interviene enfrentándose al hombre que se hace llamar Haemosu, el público reconoce al Hombre de Acero que termina por derrotar a Haemosu ante la satisfacción de La Reina que ve una oportunidad única de ganar dinero.


Tras el combate, Superman vuelve a pedir explicaciones a La Reina, y ésta finalmente le cuenta que Apolaki y Mayarí eran hermanos, hijos del creador del mundo y que cuando su progenitor murió Apolaki quiso quedarse con los dominios de su padre pero Mayarí quiso impedirlo y se enfrentó a él perdiendo un ojo en la batalla, y eso es lo que estaban representando esa noche Haemosu y Mayarí ante la ausencia de Apolaki.


Mayarí le explica a Superman que se tratan de seres mitológicos que no quieren caer en el olvido, La Reina segundos después le ofrece al Hombre de Acero más información acerca de Apolaki a cambio de pelear él también a cambio de quinientos dólares, nuestro héroe se niega, pero después tras darse cuenta que apenas tiene unos centavos con los que comprar comida acepta saliendo al pozo a combatir y finalizando así esta historia.


OPINIÓN

Opinar acerca de este cómic creedme que es todo un suplicio, no obstante y para que no parezca contradictorio lo voy a calificar como regular en lugar de nefasto por el simple hecho de que en este número el ínclito Romita Jr. no ha dibujado la historia.


El resto del cómic no hay por donde cogerlo, ya rizando el rizo Superman acaba de luchador en combates callejeros por quinientos dólares, ¿cuál es la próxima señores responsables de DC? ¿ver por estos lares a Hulk Hogan? ¿Al Enterrador? Tres pitos me importa Apolaki y su historia.

Ojiplático me deja ver el rumbo que ha tomado DC Comics en los últimos años, luego los responsables de esto llorarán y se preguntarán por qué mes tras mes sus ventas caen, pues por historias como esta, señores, menos mal que decían que Los Nuevos 52 pretendían devolver al personaje su esencia, permitanme que me ría ante tal falacia.

Lo único bueno, es lo que decía al inicio, Romita Jr. solamente perpetra la portada del cómic, ni rastro de él en las páginas interiores, ah, otro punto a favor del cómic es que ya queda un número menos para que esta tortura de saga termine.

Nacho Rodríguez.

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Que yo sepa este escritor no es el mismo que el de Legado que tampoco es que fuera una genialidad.
    Decir que un cómic es mejor porque no lo dibuja Romita me parece un sacrilegio

    ResponderEliminar
  2. veo que se ha corregido lo del escritor sin decir nada...asi que mi comentario ha quedado un poco raro....

    ResponderEliminar