domingo, 11 de octubre de 2015

Reseña de Batman/Superman #24

BATMAN/SUPERMAN #24

"La verdad duele (Parte cuatro)"

Guión: Greg Pak
Dibujo: Ardian Syaf, Yildiray Cinar, Howard Porter
Tintas: Vicente Cifuentes, Cinar, Porter
Color: Dean White, Beth Sotelo
Portada: Aaron Kuder, Klaus Janson, Dean White
Portada alternativa 75 aniversario Green Lantern: Dave Bullock

La épica "Verdad" alcanza su punto culminante cuando Superman descubre el destino real de Batman y toma una decisión crucial.

RESUMEN 

A doscientas millas del puerto de Gotham, el Sol en miniatura que Batman y Lucius Fox han llevado hasta allí se ha vuelto extremadamente inestable poniendo en peligro el ecosistema marino, Batman se comunica con Superman para saber el punto exacto en el que se encuentran él y el resto del ejercito de Ukur, el Hombre de Acero que se encuentra subido a lomos de una bestia marina le dice que tardarán diez minutos en llegar y que llevan civiles con ellos, a la desesperada Superman trata de convencer a Aquaman de que pare el ataque, a la vez que el Rey de los Mares se enoja al ver delfines muertos debido al Sol en miniatura, para después sorprenderse de descubir que en realidad Aksel es el kryptoniano camuflado.



Ukur también se sorprende al ver a Superman y se prepara para matarle buscando venganza, pero Aquaman para las intenciones de Ukur, ordenándole que saque el Sol en miniatura del océano y diciendo que él se ocupará del Hombre de Acero iniciándose entre los dos héroes una trepidante pelea.


Ukur ordena a su ejército que continúe avanzando y llegan hasta la plataforma en donde se encuentra el Sol, a la vez que Superman y Aquaman continúan peleando sobre los lomos de las criaturas marinas, Batman al ver esto emplea el armamento de su armadura para disuadir a Ukur pero este no duda en enfrentarse al murciélago.


Superman observa los planes de Batman y de un potente salto llega a la plataforma en mitad del mar en donde Ukur ha doblegado a Batman y se dispone a robar el Sol, pero en ese instante el Hombre de Acero aparta a Ukur de la estrella en miniatura salvándolo de una muerte segura, Ukur se sorprende por haber sido salvado por Superman.


Por su parte Batman se ha rehecho y se dispone a enviar con la ayuda de Lucius Fox el Sol al espacio para que si estalla no cause daños en la Tierra, el Hombre de Acero se aferra al cohete al igual que el Murciélago y es cuando Gordon explica al kryptoniano que siempre ha tenido el plan de conducir al Sol en minitura al espacio. De pronto, los dos héroes son sorprendidos: una aeronave del Dawn Command les dispara provocando una gran explosión.


Esto provoca la alegría de Ukur, que ya piensa que el Sol en miniatura se halla en su poder, pero esa alegría es efímera ya que el Dawn Command desaparece con el Sol dejando abatido al villano al comprender que ha sido engañado. Angie se muestra también desolada pues se preocupa por la suerte que correrán los habitantes de Subterránea. Fox interviene diciendo que se ocuparán de ellos ante la incredulidad de Ukur, pero Aquaman le invita a reflexionar ya que ha visto que tanto Fox como Superman y Batman han tratado de ayudar siempre.


Por su parte Batman recrimina al Hombre de Acero su nueva actitud en la que se ha convertido un problema constante para todos aquellos que le rodean, para después ordenarle que nunca más vuelva a pisar Gotham.


Horas más tarde en un parque de Gotham City, alguien llamado John Clark (que resulta ser Superman de incógnito) localiza a Bruce Wayne, ahora con barba, y habiendo adoptado una nueva identidad en la que es cuidador de niños, ambos hombres hablan y Wayne le pide al reportero que no escriba acerca de su paradero pues eso podría perjudicar a los muchachos con los que trabaja. John Clark acepta y abandona segundos después el parque.


Mientras tanto, el Dawn Command ha llegado hasta Alabama, allí un misterioso hombre abandona la aeronave y se adentra a un viejo hotel en donde aguarda Wrath, quien pregunta al individuo si ha podido robar el Sol, el hombre asiente mostrando su verdadero rostro y resultando ser Vandal Savage, el cual proclama sus planes de apoderarse de la Tierra, finalizando de esta forma este número.


OPINIÓN

Tal como dije en la reseña anterior estamos ante una buena historia dentro de lo que las "cabezas pensantes"de DC Comics han convertido a Batman y a Superman en la actualidad. Superman sigue siendo, al menos en carácter, y en determinadas ocasiones. el héroe idealista que todos conocemos hasta que le sale la vena macarra y se lía a palos con todo aquel que se le cruce en su camino. En esta ocasión ha sido Aquaman, así que esa nueva moda de que al Hombre de Acero le apaleen en cada ocasión que se pueda también se ha cumplido en este número.

El Batman de Gordon sigue siendo planisímo, repito que puede ser un excepcional policía y todo lo que se quiera, pero... ¿convertirlo en superhéroe? No ha habido idea más grotesca en los setenta y tantos años de vida del Murciélago.

Vamos con la trama: todos los caminos conducen a Roma, y todas las colecciones del Hombre de Acero conducen hoy por hoy a Wrath, la cual ahora va a contar con la ayuda de Vandal Savage para conquistar el mundo. Esperemos que para cuando lancen el ataque contra la Tierra todo haya vuelto a su ser y Bruce Wayne haya dejado de cuidar a adolescentes en un parque y vuelva a ser Batman y Superman sea el de siempre y no esta especie de Lorenzo Lamas en una versión cutre de la serie "Renegado", porque si no apañados estamos.

La parte gráfica sigue siendo buena, Syaf en esta ocasión con la colaboración de Cinar vuelve a hacer un gran trabajo que hace que la historia se lea muy agradablemente.

Con todo, es una historia entretenida a la espera de tiempos mejores para ambos personajes.

Nacho Rodríguez
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario