jueves, 23 de octubre de 2014

Reseña de Injustice: Gods Among Us – Capítulo #2 (Año 1)

Injustice: Gods Among Us – Capítulo #2

Escritor: Tom Taylor
Artista: Mike Miller

A raíz de la horrorosa tragedia que sin querer ayudó a desencadenar, Superman debe enfrentarse a su mayor pérdida y a su decisión más difícil. Sus acciones todo podría cambiar, inclusive el curso del mundo y las vidas de todos los súper héroes para siempre.

Resumen

Batman interroga al Joker en la prisión de Gotham mientras que Superman vuelve a bajar a la Tierra con el cadáver de Lois en brazos. Los demás héroes tratan de poner a salvo y lejos de la zona de radiación a los poquísimos supervivientes de Metrópolis. Demostrando una frialdad y un sadismo sin precedentes, el Joker le dice a Batman que ha "jugado" con Superman porque se aburría de perder siempre con él [con el Caballer Oscuro], y que le ha resultado tremendamente sencillo ganar esta partida. En pleno centro del desierto irradiado que fue Metrópolis, Superman, con su esposa muerta todavía en brazos, recibe la visita de Wonder Woman. Diana intenta consolar a Clark y decirle que todo ha sido culpa del Joker y no suya. Superman le pide que cuide de Lois mientras y se marcha volando.


Mientras Superman vuela, es interceptado por Green Lantern, que intenta impedir que vaya a por el Joker. Superman le quita el anillo a Hal y lo destruye, dejándolo en el suelo, indefenso con su apariencia humana. Jordan le grita que no haga nada que pueda lamentar el resto de su vida, pero Superman le dice que ya lo ha hecho.


En la prisión de Gotham, Batman le dice al Joker que no conseguirá corromper a Superman pese a lo que le ha hecho. Le asegura que él siempre será uno de los mejores hombres que jamás ha conocido. El villano le responde que está seguro que su amigo va a ser ahora mucho más divertido para jugar con él. Y en ese momento, Superman irrumpe atravesando una pared... y asesina al Joker atravesándole el pecho con su mano.


Harley Quinn se escapa del coche patrulla que la conduce a prisión, asesinando a los dos policías que la escoltan. La radio anuncia que Superman podría estar buscándola para matarla, pero a Harley le da igual y acude a la que era su guarida con el Joker.


Allí, Harley es sorprendida por Green Arrow, que ha ido a detenerla. Tras una pequeña pelea, Arrow consigue lanzarle una flecha-red y apresarla, y se la lleva en su coche. Harley se sorprende de que él no quiera entregarla a Superman, pero él le dice que no piensa permitir que alguien superpoderoso la aplaste como a un insecto. Y no lo hace por ella, sino por evitar que su amigo vuelva a cometer un error. Oliver duerme a Harley con una flecha de gas somnífero y, cuando despierta, están en su refugio, una cueva subterránea revestida de plomo, donde Superman no podrá encontrarla. Harley se sincera con Oliver, preguntándole si alguna vez ha amado a alguien que sabía que fuera horrible para él, pero aún así que no pudiera perderlo porque aún sería peor. Oliver le dice que sí, y Harley dice que aunque "Mr. G" era un psicópata genocida, era suyo. Le pide a Oliver un favor: que se ría de forma "maníaca" para alegrarla. Oliver se niega, pero cuando se gira ve a Harley con un bigote postizo y no puede evitar reírse. Harley también sonríe y le da las gracias.


Superman está en la Fortaleza, destrozado, con la mano todavía cubierta de la sangre del Joker después de atravesarle el pecho. Está escuchando las noticias sobre la tragedia de Metrópolis y los noticiarios dan también la noticia de que los bombardeos en el país de Bialya continúan. Superman reacciona y dice que "ya no más", y sale volando furioso en dirección a Bialya.


Superman llega a Bialya justo a tiempo para impedir que una bomba mate a un niño. La gente le agradece su presencia, y él irrumpe en el castillo del dictador local y lo saca a rastras, arrancándole la ropa y los galones y dispuesto a entregárselo al pueblo para que hagan con él lo que quieran. Wonder Woman aparece e intenta frenarle, diciéndole a Kal que hay gente grabando sus actos, pero Superman está decidido a hablar al mundo. Diana logra convencerlo de que lo haga bien, que se duche, se afeite, se limpie la sangre y después hable donde tenga que hablar. Superman accede y se aleja volando llevándose al dictador con él.


Poco después, afeitado y limpio, Superman se persona en las Naciones Unidas llevando al dictador con él. En un atril, bajo la atenta mirada de Wonder Woman, Superman da un discurso en el que confiesa su identidad humana -la del periodista Clark Kent-, y que bajo esa identidad de reportero había visto mucha maldad que había combatido como Superman siempre después de que se hubiera producido. Pero asegura que lo que ocurrió con Metrópolis no va a volver a repetirse, y que no importa el credo, raza, condición o país de nadie: todo el mundo debe abandonar las armas y cesar con las hostilidades... o será él quien las termine. Superman ha dado un contundente ultimátum que concluye diciendo "esto se acabó".


Opinión

‘Injustice’ es más entretenido que cualquier otro comic. Este segundo número impreso reúne los siguientes tres capítulos del cómic digital. El punto de atención es más inconexo que en el primer capítulo, pero logra arrojar más luz sobre esta versión sombría y sangrienta del Universo DC.

Si hay algo que puedes decir del fandom de superhéroes, es que los cambios en el status quo conducirán inexorablemente al apasionado debate entre los fans acerca de si un determinado cambio es, en términos más sencillos, bueno o malo. No importa si el cambio se produce en la continuidad estándar o fuera de ella, poniendo a Superman en ciertos tipos de situaciones, se está obligado a provocar una respuesta fuerte.

El primer capítulo se centra en las consecuencias del ataque del Joker. Con Metrópolis destruido y Superman personalmente responsable por matar a su mujer y a su hijo por nacer, no hace falta decir que el Hombre de Acero está siendo golpeado con una mala racha. Esta parte explora la caída del héroe y el comienzo de la evolución hacia el villano visto en el juego. Funciona bien, siempre y cuando los lectores reconozcan que esta serie pretende que sea un poco melodramática, y que el "verdadero" Superman nunca haría probablemente las cosas que ha hecho, sin importa la cantidad de estrés bajo el que esté.

La segunda parte explora los esfuerzos de Green Arrow por mantener a Harley Quinn a salvo de un Superman poseído por la ira. La cualidad más sorprendente de este capítulo es lo divertido que es. Es un poco una extraña transición en ese sentido, pero Tom Taylor hace un gran trabajo jugando los dos personajes fuera de sí y burlándose de los aspectos más tontos de las aventuras de Oliver Queen.

Visualmente, hay un gran trabajo, cada escena transmite los estados de ánimo tanto contrastantes y contextualmente relevantes, las viñetas que muestran a Superman llorando sobre el cuerpo de Lois son especialmente conmovedoras. Miller también tiene un don particular para el Joker.

Reacciones:

1 comentario: