martes, 30 de septiembre de 2014

Reseña de Superman #34

Superman #34

 "Los Hombres del Mañana" – Capítulo Tres: "Ulysses"

Escritor: Geoff Johns
Lápices: John Romita Jr.
Entintador: Klaus Janson
Portadas: John Romita Jr., Klaus Janson & Laura Martin

Resumen

El misterioso hombre con las pantallas de visualización sigue viendo las facetas del pasado de Clark y el presente. Se acerca a algunas puertas de metal y habla de algo o de alguien encerrado detrás de ellas, pero se quedan en un silencio sepulcral.

En ese momento Neil/Ulises está con sus padres y ellos soportan una avalancha de emociones que explican sus acciones de ambos lados. Neil explica que Klerik le dejó aquí y ahora está derrotado, dejándole disfrutar una nueva vida con su familia, reunida por fin. Clark mira su reencuentro y es obvio que él dibuja comparaciones con su propia vida y sus orígenes y más aún cuando la señora Quinn le dice que él es parte de su familia ahora también.


Más tarde, cuando Clark está en casa en la cama, Neil aparece en su apartamento y le pregunta a Clark por qué duerme y si sueña como Clark o Superman. Los dos tienen un sueño recurrente con sus padres biológicos hasta que Neil le enseña una parte robótica de un soldado que había atacado a Metrópolis. Neil revela sus poderes de absorción de energía pueden seguir el rastro de los soldados de vuelta a la fuente. Se cambian y llegan al desguace, un lugar donde se almacenan todos los residuos de los ataques a la ciudad. Quienquiera que sea el responsable ha construido un escondite debajo. Cuando Superman intenta escanear debajo, su visión de calor se descontrola. Neil revela que es por su presencia - puede absorber las energías de Superman o "magnetizar" la energía almacenada.


Cuando el dúo profundiza en las instalaciones se encuentran con una planta de fabricación y Ulises es picado en la cabeza por una garrapata robótica. Las garrapatas le obligan a atacar a Superman. Los dos luchan hasta que Superman la destruye.


En este punto, El Maquinista aparece para conocer a los héroes y revela que él utiliza restos del desguace para crear armas y robótica para vender y tratar de usarlo contra el mismísimo Superman. Ulises interviene y utiliza la visión de calor absorbida de Superman para matar al Maquinista. Superman está conmocionado y Ulises contesta que tenía que matarlo. El Maquinista revela que sigue vivo y que el hombre bajo la máscara era un inocente civil.


Opinión

Lento y constante sigue siendo el enfoque que Geoff Johns está teniendo en la serie de Superman. Johns no pretende reinventar radicalmente el Hombre de Acero o impactar en los lectores con un giro enorme. Este tercer capítulo continúa atenuando lentamente de nuevo en la franquicia y establecer a Ulises como la última incorporación al círculo de aliados de Superman de los aliados'. Tal vez no sea la manera más emocionante para dar inicio a una nueva saga de Superman, pero es efectiva, no obstante.

Cualquier persona que se podría haber molestado por la relativa falta de Superman en el número # 33, ahora estará encantado de saber que el Hombre de Acero es el centro de atención en la mayor parte de este capítulo. De hecho, encontré eso un poco decepcionante. Aparte de Lois, se ha prestado muy poca atención al equipo del Daily Planet en Los Nuevos 52. Ha sido agradable ver que Johns centra mucha atención en los personajes como Jimmy Olsen y Perry White cuando él tiene a Clark. Pero por otro lado, no hay razón para suponer que no volverá al equipo del Planet pronto.

Este número da seguimiento al cliffhanger del último número, cuando Ulises descubre que sus padres están vivos y viven bajo el anonimato suburbano. Mientras que apenas hemos empezado a familiarizarnos con Ulises, Johns ha materializado el personaje lo suficiente como para que su reencuentro emocional nos remueva del asiento. Y Superman encaja en este momento de tranquilidad también. Hay una tristeza vaga en Clark como ve a Ulises encontrar una especie de felicidad que nunca tendrá. Pero hay también una alegría cuando los padres de Ulises dan la bienvenida a Clark con los brazos abiertos, como si hubiera encontrado una nueva familia sustituta gracias a su nuevo amigo de pelo largo. Hay un optimismo y un sentido de esperanza a este número que más cómics de Superman necesitan.

Esta reunión también permite a Johns mostrar más de la historia del origen de Ulises y sus diversos paralelismos con Superman. En cierto modo, la historia de Ulises es como si Superman fuera un terrícola que aterrizó en Krypton y desarrolló poderes fantásticos en lugar de al revés. Según el guión avanza, Johns sigue poniendo en relieve las diversas diferencias entre los dos personajes. Ulises puede ser poderoso, pero también es ingenuo y casi infantil. Y hay una cierta aura de inhumanidad en él gracias a su crianza como alien y el hecho de que no duerme. En una historia de Superman más estereotipada. Simplemente Ulises terminaría por ser el doble perverso de Superman sin moral, como cualquier villano al azar pero, afortunadamente, Johns parece empeñado en una interpretación más matizada.

Este número ión también destaca por la introducción de un completamente nuevo villano de Superman en la forma de El Maquinista. Que los malos utilizan la tecnología para luchar contra el poderío de Superman no es nada nuevo, pero El Maquinista muestra bastantes arrugas en la fórmula para destacar en su primera aparición. La página final, en particular, lo eleva a una amenaza real y creíble.

John Romita, Jr. es uno de esos artistas cuya kilometraje parece variar dependiendo del lector, pero he estado en general satisfaciendo con la calidad de su trabajo en su debut en DC. Con una historia como ésta, es muy importante contar con un artista que puede dar saltos entre escenas emocionales, tranquilas y fuertes batallas, llenas de acción en cualquier momento. Romita puede manejar lo que Johns le lance. Y sus lápices encajan muy bien con los vibrantes colores de Laura Martín, sobre todo en una doble página cuando Superman y Ulises se ven obligados a una confrontación. Las tintas de Klaus Janson, sin embargo, no son tan exitosas. Janson tiene una tendencia a hacer demasiado pesado la línea de trabajo de Romita. Algunas de las sutilezas se pierden en las páginas con la familia de Ulises. Y si es la culpa de los lápices de Romita o las tintas de Janson, ciertas viñetas de gama media sufren de una relativa falta de detalle.

Algunos lectores pueden encontrar el ritmo en Superman demasiado lento y perseverante en este momento. Tal vez este cómic se lea mejor de forma recopilada. Pero ofrece mucha diversión a pesar del enfoque de la narración metódica. Johns está teniendo éxito en el moldeo de Ulises diendo un aliado digno de Superman, y parece que va a ser capaz de hacer lo mismo con El Maquinista.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario