lunes, 5 de mayo de 2014

Reseña de Superman/Wonder Woman #7

Superman/Wonder Woman #7

"Levántate"

Escritor: Charles Soule
Lápices: Paulo Siqueira, Eddy Barrows y Barry Kitson
Entintador: Eber Ferreira con Barry Kitson
Portada: Paulo Siqueira y Hi Fi

¡Doomsday ha despertado y la Tierra y los cielos temblarán! ¡Descubre cómo Superman y Wonder Woman sobrevivieron a una explosión nuclear!

Resumen 

Unos sanos y felices Wonder Woman y Superman se encuentran y vuelan sobre la ciudad dañada de Londres. Ellos no han estado solos en un buen tiempo, y miran cómo volver a conectar. Wonder Woman recomienda un lugar que ella conoce, y la pareja crea un cambio de vestimenta y un cambio de escenario.


Anterior a esto, Superman y Wonder Woman se encuentran abrazados tras la explosión nuclear. La capa de Superman ha blindado a Wonder Woman de la explosión, y ella revive primero para ver lo que parece ser los restos de Superman; un cadáver vestido con su armadura perforada.


Wonder Woman se levanta e inspeciona su alrededor, encontrándose lo que parece ser un jet invisible, ahora visible, debido a las consecuencias de la explosión, y lo utiliza para crear una pequeña porción de luz solar, la cual toca la mano del esqueleto de Superman. Wonder Woman se desploma, pero se despierta cuando aparecen unos soldados fantasmas de pie ante ella con malas intenciones. Los soldados fantasmas la disparan y Wonder Woman sale despedida, pero Superman ha recuperado la fuerza suficiente para destruir las armas de los soldados. Desarmados, los soldados se encogen de hombros y desaparecen.


Juntos vuelan lejos de la destrucción y hacia la luz del sol, donde Superman va sanando, pero Wonder Woman se encuentra todavía bastante débil.


Superman vuela hasta Hessia, que con la ayuda de un colgante sana a Wonder Woman, Superman, mientras que se dirige a la la Fortaleza de la Soledad, donde tiene un aparato diseñado sólo para una emergencia.


Volvemos al presente y nos situamos por debajo de la superficie del océano, donde Doomsday es tragado por un tiburón del tamaño de un megalodón, matándolo, y siguiendo su camino hacia un destino desconocido.


Un submarino perteneciente a la Torre intenta capturar a Doomsday, con resultados desastrosos.


De regreso a Londres, Clark y Diana entran en un club nocturno y disfrutan de la noche, bailan toda la noche, están juntos todo el tiempo mientras dure... Y parece que no durará mucho, ya que la última imagen que se muestra es el de un gran puño gris, con los nudillos de pinchos perforando hacia el exterior desde el océano.


Opinión

Superman/Wonder Woman ha escalado rápidamente su camino hacia lo más alto para muchos lectores durante su corta carrera hasta el momento. El escritor de la serie, Charles Soule ha logrado darnos un cómic que tiene elementos románticos perfectamente equilibrados con una emocionante acción superheroica. Este último arco ha contado con villanos favoritos de los fans, como son Zod y Faora, y empezó fuerte. Por desgracia, la conclusión de este arco se ha visto gravemente obstaculizada por la inclusión de Doomsday, alejándose de lo que debería haber sido una buena conclusión porque está metido con calzador.

La conclusión explosiva del mes pasado fue realmente entretenida, pero como todo el mundo sabía que los personajes habían sobrevivido a la explosión, este tema realmente tenía que vender sus consecuencias. Aquí es donde brilla este número. Superman es absolutamente grotesco y Wonder Woman se debilita hasta el punto de que no la hemos visto asíe en Los Nuevo 52. Esto da a Soule la oportunidad de mostrar lo bien que estos dos personajes trabajan juntos. Dicho esto, no tiene mucho de una fuerte conclusión del arco de Zod/Faora. Esa historia está barrido, en gran medida, debajo de la alfombra y parece que fue ignorada al final del número. En cambio, estamos impulsados ​​demasiado rápido en el arco de Doomsday. Al final, el número se redime un poco con una secuencia del club bellamente ilustrada. Soule utiliza esta secuencia para conducir hacia el evento de Doomsday, aunque todavía parece un poco fuera de lugar.

Este número también sufre de un cierto arte desigual. Por supuesto, hay tres artistas implicados. Paulo Siqueira, Barry Kitson y Eddy Barrows contribuyen aquí. Algunas páginas son mucho más buenas que otras, pero otras son simplemente confusas y cuentan con diseños poco claros que se alejan del producto final.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario